King Jeremy the Wicked

Encontré en mental_floss un recuento de los mejores videos de grunge, entre ellos mis favoritos «Black hole sun» y «Jeremy«.

DanzigEntre el ’92 y ’94 tuve mi etapa de grunge/metal, con una adecuada dosis de camisas escocesas, borceguíes y ganas de hacerme un tatuaje. Pearl Jam, Soundgarden, Henry Rollins Band, Ministry, Glenn Danzig, su calavera de búfalo y su iconografía de H.R. Giger. Guns ‘n Roses era para chicas, aunque todavía silbo «Patience».

Jeremy, aunque podría calificar como «suave» frente a las porquerías que escuchaba, siempre me fascinó. En esa época no había forma de analizar las letras sin comprar el disco (soy propietario de alrededor de 12 CDs, jamás compro música, radio y last.fm son más que suficientes para mis gustos), y mi inglés tampoco estaba tan afilado. Me quedaba el video.

La expresión de Eddie Vedder hipnotiza. Más allá de la producción, las palabras manuscritas y las imágenes congeladas (me encantan los padres de Jeremy inmóviles en la cena), la ferocidad de la cara de Vedder fue siempre el mayor anzuelo para mi atención.

Acá viene King Jeremy the Wicked, no te pierdas la lista completa en mental_floss.

Una charla con Pekerman

Qué hace uno cuando todavía no se puede ir de un evento? Se acerca a la barra, o la puerta desde donde aparecen las bandejas de alimentos.

Mientras trataba de pescar la primera copa de la noche, quedé parado junto a Pekerman y su esposa, mientras un fotógrafo les tomaba una foto. «Este tipo tiene cara conocida», pensé.

Cuando el fotógrafo, que -más inexplicablemente que en mi caso- tampoco sabía a quién le había tomado la foto, anotó sus nombres y se fue a pescar su siguiente foto, se me ocurrió decir «José, perdonalo (con acento en la á), no sabe lo que hace», con un guiño «de entendido».

Acá hace falta una aclaración: yo debo ser el peor interlocutor sobre la faz de la tierra para un tipo que quiera hablar de fútbol. No sé de fútbol, ya estoy viejo para aprender, no me sale jugarlo y me equivoco de mundiales, jugadores y resultados.

Pekerman, sin saber esto, me extendió la mano, me presentó a su mujer y empezamos a charlar de su nueva vida en Toluca, su percepción del país, mi negocio y todas esas cosas casuales sobre las que uno puede explayarse tranquilamente tanto en la primera como en la centésima conversación.

T-O-D-O el mundo lo buscó para tomarse fotos, darle un apretón de manos, preguntarle sobre su selección|jugador|equipo|partido favorito y discutirle un poco. Tiene la paciencia de un fakir, sonrió para cada flash, posó con una jauría de chicos y le va a dar un saludo a Saviola (creo), de parte de un flaco aaaaalto de acento cuyano, porque el flaco tiene «muchas menos probabilidades de verlo» que Pekerman.

Mientras tanto, nos preguntaba los 5 lugares para visitar sí o sí en México. Va mi lista:

  • Desde la Riviera Maya hasta el otro lado de la península de Yucatán, todo. Palenque, Mérida, Campeche, Chiapas, etc. Es una excelente oportunidad de cruzar a Guatemala y conocer Tikal y Antigua, en ese orden.
  • De la costa del Pacífico, que comience por Los Cabos, el Mar de Cortés y sus aguas azul oscuro, aunque así se desluce el resto.
  • Guanajuato, con sus túneles, momias y teatro histórico, ideal para pasarse unos 5 días en semana santa.
  • Valle de Bravo y su lago, paseos en lancha o velero, comida rica y paisajes boscosos.
  • San Miguel de Allende, San Miguel Regla, Pahuatlan, el Cañón del Cobre, el tren de la Sierra Tarahumara, las cascadas de Agua Azul, el Cañón del Sumidero, hay mil pueblitos y ciudades chicas donde perderse con gusto.

No hubo mucho respiro antes que se arremolinaran los fanáticos que pusieron una pelota al medio de la conversación, y aún para un lego como yo, se despachó con algunas frases reveladoras (incorrectamente citadas por mi culpa, por supuesto).

«Los (clubes, periodistas, aficionados, directivos) argentinos no creen en la organización, están más pendientes de las figuras, los iluminados. Pero lo que se logra con un proyecto, con organización, es mejor: el grupo por sí mismo se mantiene en un nivel alto y crece».

«Yo jugaba en Argentinos Juniors cuando llegó Maradona. Se le escapaban los dedos de las zapatillas rotas […] Tengo fotos con él a los 10, 11 años».

«Los jugadores argentinos juegan por la camiseta. Los chicos se matan por ir a la Selección… Me dicen ‘yo voy, aunque sea de aguatero quiero estar…'»

«Sabías que los seleccionados argentinos tienen prohibido recibir premios por ganar partidos? Esto nadie lo dice y debería saberse».

«Argentina tiene una de las mejores escuelas del mundo, junto con Brasil, Italia y quizás Francia […] Me ha tocado armar equipos de jugadores excelentes y dejar fuera a chicos que la estaban rompiendo en el Milan, el Real Madrid… sentía que tenía que pedirles perdón».

«No soy un tipo polémico… Si no me peleé con Grondona… Acá en México hay mucha gente que tiene ganas de crecer y de hacer un gran trabajo… No hay que discutir…».

Aprendí un montón de fútbol, pero eso es fácil cuando uno no sabe nada. Lo mejor es que aprendí varias otras cosas, todas buenas, de un tipo tranquilo que se tomó un rato para conversar con una audiencia ávida de escucharlo y robarle un consejo, un chispazo, un apretón de manos.

Néstor Kirchner en México

El presidente y la Primera Senadora están en México para la primera gira proselitista internacional de Cristina inaugurar la «Casa de la Cultura Argentino-Mexicana», coronada por una fuente que imita el monolito central de la Plaza de Mayo. Todavía debe estar en la embajada, repartiendo apretones de manos a obsecuentes y meseros, los principales invitados al evento.

De verdad, no tengo nada contra K. No viví su Argentina, y me tocó vivir muy poco de la anterior, por juventud o por ausencia. Quizás pueda criticar desde la forma algunas de sus decisiones, pero también quizás tomaría las mismas, si estuviera en su sillón.

La cuestión es que su discurso me parece TAN ajeno, TAN anclado en los ’70s, que no hubo ninguna parte de su declamación que me hablara en primera persona.

A punto de cumplir seis años viviendo en México, descubro que las manifestaciones exageradas de argentineidad me provocan un poco de rechazo. Que los aplausos forzados -demasiado expresivos- (quizás hubo aplaudidores infiltrados entre la manada?) cada vez que K mencionó que Argentina se negó a pagar la deuda externa, me dejan con ganas de preguntar «cómo? no fue porque NO HABÍA plata?».

Esa euforia del que busca reencuentros me resulta ajena. No basta la excusa de «somos argentinos» para apretarme contra un desconocido. Ni para hacerlo con uno que conozco, y sé que es un cagador. Yo no salí del país como último remedio, así que no estoy añorando la vuelta y las empanadas. Dame un taco, aunque la dieta se vaya a la merde. No tengo por qué estar de acuerdo con tu perspectiva exiliada, muchas gracias; me quedo con la mía.

En resumen, fui a la embajada en contra de mi voluntad («yes, dear», y’know), escuché un discurso escrito y ensayado para otra gente, y pude tomar un poco de Malbec para bajar empanadas normalitas normalitas. Toooodo un cliché.

Pero no todo es llanto esta noche: conocí a José Pekerman; estuvimos charlando como una hora, el tipo es repiola. Te cuento más tarde.

Perdidos en JFK o cómo Delta me ahorró una úlcera

Aterricé (bah, en general es el piloto el que se encarga de eso) en New York con Delta y 4 ó 5 controles de seguridad después, me encuentro buscando el vuelo de conexión en una pantalla que me lo mostraba, pero no decía dónde pescarlo.

No problemo, faltan 4 horas, a dar una vuelta, buscar wi-fi service y a comer algo.

Ooootra pasada por los monitores, Alitalia 258 existe, pero no sabemos dónde.

Como sospecharás, cometí un error de principiante: estaba en la terminal incorrecta.

Insultos (en inglés, para que ninguno de los 435645756784562345 latinos que trabajan en JFK entendieran) y algunos ataques de ansiedad después, nos encontramos frente a un mostrador de Delta preguntando: ¿no alcanza con 40 minutos para llegar a la terminal 4? a un tipo que miraba su reloj e insistía en negar con la cabeza.

Y apareció un ángel que llamó a la terminal 4. Y nadie respondió.

Probablemente fue nuestra cara de desconcierto y sincera autoflagelación, o quizás fue para no volver a verse envuelta en nuestro aliento «Gorilla natural», pero nos encontró dos asientos en un vuelo que salía en 5 minutos de la puerta donde estábamos. Por Delta.

Llegué a Roma 5 minutos antes de lo previsto.

Gracias, Delta.

Eso, eso, por qué la pausa?

Cualquiera que se fije podrá notar que no estuve escribiendo mucho estos últimos días.

Este último mes estuve bastante enredado en la vida misma, a saber:

  • Mis socios salieron de viaje en distintos momentos y la actividad en AREA6 se intensificó esos días: tenemos clientes nuevos y me voy a tomar venganza
  • Aprendí a importar definitivamente ciertos productos, de la peor manera: llamé al transportista y me dijeron «están detenidos en la Aduana». Damn!, 4 días de idas y venidas con un agente aduanal y rezar.
  • Aprendí a importar temporalmente un vehículo, lo cual me tuvo bastante obsesionado desde hace meses y por fin se concretó. Más tarde fotos.
  • Estuve de parlanchín en eventos varios, como ya habrás leído.
  • Tuve oootro encuentro cercano con una dependencia de Gobierno, cuando me tocó terminar con un trámite de un sorteo ante la Secretaría de Gobernación. Aburrido y leeeeento, pero todo salió bien.
  • Por primera vez, después de decir mil veces «yo no sé nada de eso», estuve de punta a punta en la organización de un evento para unas 500 personas. «Estar de punta a punta» no es hacerlo. Si salió espectacularmente bien es porque detrás hubo un equipo con una gran líder.
  • Encontré mil millones de lecturas nuevas, todas interesantes, todas terreno inexplorado.
  • Y mis últimos tres fines de semana estuvieron ocupados LEJOS de la red. Mucho sol, no wi-fi.

En eso anduve.

Descubriendo nuevos gustos

Corría el año 2004, creo que fue en julio. Gran presentación, toda la agencia (Grey) tratando de ganarse un nuevo cliente (Sony PlayStation). Éramos más o menos 40 personas en la sala, unas 10 o 12 presentaciones en PowerPoint seguidas y cerca del final, la mía.

«Hola, mi nombre es Andrés, y voy a contarles qué debería hacer PlayStation para aprovechar a fondo los medios digitales» -dije, y me congelé.

No porque no supiera qué decir, tenía ideas muy claras. La presentación estaba lista desde unos 5 ó 6 días atrás. Sea por la causa que sea, el pulso se me aceleró tanto que tuve que hacer una pausa para respirar. Una pausa que pareció durar dos o tres eras geológicas.

Por suerte (o porque fuimos buenísimos) ganamos la cuenta. Si no, todavía me estarían golpeando.

La cosa es que después de ese inicio poco auspicioso, le tomé el gustito a este asunto de hablarle a la gente de lo que sé (o creo saber).

Primero fue la convención Media Ecology, donde estuve en una charla muy distendida con Barbie, Eduardo Arcos, León Felipe Sánchez, Leo Lambertini, Rafael y Geraldina Jiménez. Después siguió Merca Teens, con León otra vez, Jorge Ringenbach, Raúl Ramírez y Arturo de Albornoz. Para terminar, por si todavía me quedaban ganas de hablar, el Intel Editors’ Day 2007, en Querétaro, donde Intel me invitó a hablar sobre nanomedios y videoblogs ante dos grupos de periodistas que tenían muy buenas preguntas para hacer.

Me encantó cada vez y lo haría 100 veces de nuevo.

Continue reading

Bye bye AdSense

A los robotsseñores de AdSense no les gusta mi website, dicen que incluyo demasiado material «adulto» en lo que publico, así que tengo que hacer «los ajustes necesarios» para seguir usando AdSense en este blog. OK, ajustado.

Me sirvió de reality-check, para pensar un poco qué hago acá. Este blog no es un medio -como una revista es un medio-, y en consecuencia, no debería tratarlo como tal. El objetivo de esto no es generar toneladas de tráfico para vivir de las monedas que que se generan por click, sino ser el fertilizante de tooooooodas esas cosas que ocurren indirectamente a partir de publicar un blog: conocer gente interesante, participar de una comunidad mundial, recibir invitaciones a eventos, organizar uno, encontrar clientes y -ocasionalmente- que una empresa quiera anunciarse en este blog.

Y esos anuncios que aparecen entre algunos posts? AdLeaf, un sistema que me cayó simpático. Se trata básicamente de traffic exchange: yo les presto el espacio, y a cambio ellos me mandan gente que probablemente se interese por lo que tengo que decir. Mucho mejor que unos pocos dólares por mes.

Bye bye, AdSense, fue interesante mientras duró.

Continue reading

Octava Convención Anual Media Ecology en México

El sábado próximo voy a participar en una mesa de conversación sobre Web 2.0 en la Convención Media Ecology. A partir de las 11:30 hs y con entrada libre, hay invitados mucho más interesantes que yo, y vale la pena darse un paseo para escucharlos.

Eduardo Arcos, el (ir)responsable de mi invitación, tiene todos los datos y puedes conseguir entradas para el main event gratis, mandando un email a promociones[arroba]hipertextual.com.

Continue reading

Presentando: Emprendi2.0

Emprendi2.0 es una iniciativa para reunir emprendedores de Internet, Web 2.0, y nuevas tecnologías en cenas informales alrededor de todo el mundo. ¿Por qué una cena y no eventos o conferencias? Creemos que las verdaderas propuestas e ideas realmente buenas ocurren fuera de espacios en los que se supone deberían darse.

Hans Ulrich una vez organizó un evento de ciencia y arte con toda la infraestructura de una conferencia, recepción, pláticas, comidas, pero lo único que no hubo fue conferencia; un experimento exitoso con un ambiente de colaboración que aún persiste. Queremos lograr lo mismo.

Emprendi2.0 está en fase beta y estamos organizando la primera de muchas cenas en México D.F., una de las ciudades más grandes y peculiares. ¿Te gustaría asistir? Escríbenos por favor un correo electrónico contándonos quién eres, qué haces, cuáles son tus proyectos, planes y aspiraciones. Haremos lo posible por invitar a todos aunque no prometemos nada ya que estamos limitados de espacio.

contacto@emprendi2.com

Dell: cambió la historia

Hace un tiempo descubrí que el superhéroe que más coincide conmigo es Spiderman. O sea que sólo me voy a poner en forma si me pica una araña radioactiva 🙂

Ese descubrimiento vino de la mano de una laaaaarga llamada al call center de Dell, para saber qué había pasado con un toner de impresora.

Ahora viene la sorpresa. Después de publicar ese post, comencé a recibir llamadas de parte de alguien de Dell. Al menos dos veces a la semana me dejaba un mensaje, que yo ignoraba con calma, pensando que me quería vender más toner, o algún otro tipo de up/cross-sell.

Hasta que me encontré con un amigo que trabaja en GCI, la agencia de relaciones públicas de Dell. Desde Austin le llegó la pregunta de si me conocía, y resultó que sí (además, mientras estuve en Grey Interactive compartíamos paredes con GCI, así que era dentro de la familia el asunto).

Resumen: Dell está leyendo blogs y medios sociales con MUCHA atención. El tipo que me llamaba no estaba tratando de venderme nada, sino de averiguar qué había salido mal y ofrecerme soluciones (prueba de que «piensa mal y acertarás» no funciona siempre).

Desde hace un par de meses estoy leyendo que Dell está «haciendo las paces» con varios bloggers, Jeff Jarvis incluído, y están dando pasos y tendiendo puentes hacia los lugares correctos. Ahora puedo afirmar que no sólo ser quedan en la blogósfera yankee y europea, tienen un oído puesto en Latinoamérica también, lo que me parece extremadamente sano.

Todavía tienen cosas que solucionar, la experiencia de llamar a un call center y perderse en el laberinto no es la major manera de pasar un rato, pero no se puede decir que persistan en la «sordera» que se les achacaba antes.

Continue reading