Ciudad de las Ideas, una experiencia inolvidable

Ayer terminó Ciudad de las Ideas y todavía me brillan los ojos.

En el site del evento se pueden tener detalles de todo lo que ocurrió, acá van mis impresiones.

Llevo unos años fascinado con TED y cuando me enteré que Ciudad de las Ideas existía, lo primero que pensé fue “esto es una versión de TED pero más acá”. Luego me enteré que Andrés Roemer, el organizador/ideólogo del proyecto, estuvo en TED este año.

La temporada de fin de año es habitualmente agitada en AREA6, así que no pude estar todo el tiempo en Puebla, fui por las tardes a una o dos sesiones. Me quedé con muchas ganas de más.

Ciudad de las Ideas no tiene nada que envidiarle a TED:

  • El grupo de expositores fue de un nivel excepcional, muchos grandes speakers internacionales que dieron brillo a la temática del evento.
  • La mezcla de temas fue variada e interesante: discusiones alrededor de ¿En qué creemos?, ¿Cómo nos comunicamos?, ¿Qué nos domina? y otros temas agrupaban diferentes perspectivas alrededor del eje de conversación.
  • Los formatos de exposición tuvieron su chiste también. La primera sesión que ví fue ¿En qué creemos? y en este segmento los ponentes hacían su presentación desde un ring de box en el escenario, para luego lanzar preguntas al “bando contrario” (eran ateos versus religiosos, así que se puso intenso el debate).
  • El lugar elegido -Centro de Convenciones Puebla- y su entorno: perfectos. Fue muy fácil llegar desde México sin mapa. Las instalaciones fueron más que suficientes para la cantidad de gente que asistió, nunca ví un baño sucio o con fila, el personal de apoyo (seguridad, mantenimiento, etc) era cordial y eficiente.
  • Puebla es una ciudad que me encanta y hasta el clima colaboró: días soleados, de una temperatura agradabilísima fueron la constante.

En total, la experiencia fue muy positiva y edificante. Ahora a revisar algunas curiosidades que encontré mientras estuve ahí.

  1. En algún punto preguntaron desde el escenario cuántos poblanos había en el auditorio y hubo un 50% de manos levantadas, aproximadamente. Me parece excelente que la gente de Puebla disfrute del evento, pero me parece que la mezcla quedó desbalanceada, quizás por falta de comunicación.
  2. Siguiendo, no hubo mucha comunicación previa al evento. Es probable que Proyecto 40 haya estado plagado de anuncios de Ciudad de las Ideas, pero no creo que sea el lugar ideal para concentrar el 100% de la comunicación.
  3. Sea como sea, uno de los boletos premiados en una rifa tenía el número 2700 y algo. Eso es indicador de MUCHA gente.
  4. El costo de $21,900 no me pareció descabellado una vez que fui al evento. El website oficial no termina de venderte la idea.
  5. El 80% de los asistentes le respondió a Michael Shermer que eran más o menos religiosos. Casi se desmaya. Preguntar eso en Puebla puede conllevar esas decepciones.
  6. Había una fauna extrañamente mezclada. Por una parte, ví al típico empresario de 50 años acompañado de una jovenzuela de 20 en traje de antro y maquillaje a tono de cocktail. Pobrecita, tenía una cara de aburrimiento que se le caía. Otros grupos de intelectualoides que intentaban reinterpretar lo que los expositores decían. “Eso es un sofisma”, repetía un pesado atrás mío a un grupo de impresionables, hasta que lo callé. También estaban las chicas de revelador escote atraídas por el glamour del entorno “televisivo” del evento, que salían a fumar a la mitad de las presentaciones, porque lo importante era saludar gente en los intermedios.
  7. Mares de estudiantes que tuvieron oportunidad de saludar a los pesos pesados antes y después de cada sesión. Espero que sepan reconocer que quienes les firmaron la libreta están entre las mentes más brillantes del mundo.
  8. Los presentadores fueron audiencia también y, salvo algunas excepciones, estuvieron presentes en todas las sesiones. Me imagino que para ellos es una parranda entre viejos amigos.
  9. Las sillas eran un asco, después de un par de horas dolía bastante. Igual, no es fácil sentar semejante masa de gente. La distribución de espacios, los pasillos de acceso, todo el resto estuvo muy bien.
  10. No había redes inalámbricas disponibles para hacer reseñas en vivo. Dependí de un par de redes abiertas bastante erráticas y la conexión EDGE de mi teléfono. De todas maneras, no es el tipo de evento que uno puede pasarse pendejeando. A diferencia de otros donde el “backchannel” es lo divertido, acá lo atractivo estaba LEJOS de la pantalla.
  11. Las cámaras del circuito cerrado que alimentaban las pantallas a veces se perdían algunas escenas, pero estuvieron muy bien en general. El nivel de audio y la calidad del montaje fueron excelentes.
  12. Nunca había estado en un evento con TANTOS equipos de traducción simultánea. Los auriculares/audífonos de modelo viejo que no van in-ear generan un murmullo insoportable cuando son 2000.
  13. Como se ve en el historial de posts, el viernes tomé varias fotos. El sábado anunciaron que estaba terminantemente prohibido usar cámaras de cualquier tipo y que el personal de seguridad tenía orden de correr a cualquier que lo hiciera. Hasta donde sé, inicialmente esto fue un pedido de David Konzevik, que huye de cámaras y medios como de la peste. Pero después que se bajó del escenario siguieron con la pendejada y se llevaron a varias personas del lugar. Me parece que si es tu primer evento de este tipo, deberías ENTREGAR cámaras en la puerta para inundar la web de fotos e impresiones del evento. Ninguna foto ni video pendejo va a competir con las tomas del equipo de TV Azteca que grabó todo.

Creo que hasta acá estamos bien. Si me acuerdo de algo más, lo agrego.

Bottom-line: el año próximo no me lo pierdo, y ya convencí a un par de amigotes que se sumen y hagamos una excursión a Puebla el 5 de noviembre del 2009 (según anunciaron al cierre).

TED en México? La Ciudad de las Ideas

Acabo de encontrar un anuncio sobre un evento llamado La Ciudad de las Ideas a realizarse en Puebla del 6 al 8 de Noviembre, que a todas luces, desde el planteo temático hasta los personajes que exponen, es una versión “localizada” de TED.

Me encanta que este tipo de iniciativas se extienda y cabezas como la de Benjamin Zander tengan oportunidad de iluminar a más gente, en especial en regiones como Latinoamérica, que necesitan desesperadamente un poco de oxígeno e ideas frescas.

Es casi seguro que voy (si todavía quedan boletos – UPDATE: sí quedan y tengo uno!). Nos vemos allá?

La Ciudad de las Ideas - Conferencistas

La Ciudad de las Ideas - Conferencistas

Nota al pie: me enteré de casualidad y ahora que me puse a buscar, no ví otra información sobre esto, fuera de ciertas notas e intervenciones en TV Azteca. No se habrán equivocado de medios?

Sxip Shirey: música desde los sentidos

Mientras trataba de aprender a tocar la guitarra a mis 12 años (y descubría que mi oído musical it’s just not there), jamás imaginé que fuera posible hacer música a base de gruñidos, jadeos, bolitas y megáfonos.

Eso se lo dejo a Sxip Shirey, que es un eximio intérprete de otra música, rara, pero atractiva.

Esto ya no debe sorprender a nadie, lo encontré en TED.

Inspiración para toda la vida

William Kamkwamba resume el verdadero espíritu emprendedor en una frase:

Ví en un libro cómo se hacía un molino de viento para generar energía y lo hice.

Soy un fanático declarado de TED, todos los años reafirman aquella frase que me encanta: “La mente del hombre, una vez que crece para albergar una nueva idea, nunca recupera sus dimensiones originales”.

Ojalá alguna vez pueda estar en TED, vivir esos instantes en primera persona hacen que el costo del ticket desaparezca.