Gin, Televisión y los excedentes sociales

Gin, Television and Social Surplus. Las tecnologías fundamentales y los cambios drásticos que alimentan la proactividad y participación social actual y desafían a los medios tradicionales. Esta fue la presentación de Clay Shirky en la Conferencia Web 2.0, el 23 de Abril de 2008:

Hace poco recordé algunas notas que leí durante la universidad, allá lejos en el siglo pasado, en las que un historiador británico argumentaba que un componente tecnológico fundamental para la primera fase de la Revolución Industrial, era el gin.

La transformación de la vida rural a la urbana fue tan súbita y angustiante, que lo único que la sociedad pudo hacer para manejarse fue beber hasta el estupor durante una generación. Las descripciones de la época son fascinantes: había puestos ambulantes de venta de gin por las calles de Londres.

Y sólo fue hasta que la sociedad se despertó de esa borrachera colectiva que se crearon las estructuras institucionales que hoy asociamos con la Revolución Industrial. Cosas como bibliotecas y museos, educación pública, líderes electos –muchas cosas que nos gustan– no ocurrieron hasta que toda esa gente junta dejó de parecer una crisis y comenzó a verse como un recurso.

Sólo cuando la gente comenzó a verse como stock cívico, un activo con el que construir en vez de un problema que resolver, es que se dieron los cambios y condiciones que conformaron lo que conocemos como «la sociedad industrial».

Si tuviera que escoger el componente tecnológico fundamental para el siglo 20, ese lubricante social sin el cual las ruedas no se hubieran movido, diría que es la comedia de televisión (sitcom). A partir de la Segunda Guerra Mundial, toda una serie de factores: creciente PIB per cápita, aumento en la calidad educativa, mayor esperanza de vida y –esto es crítico– un creciente número de gente trabajando de 9am a 5pm, cinco días a la semana. Por primera vez, la sociedad impuso a un enorme número de personas la tarea de administrar algo que nunca habían gestionado antes: tiempo libre.

¿Qué hicimos con todo ese tiempo libre? Bien, en su mayoría lo consumimos viendo televisión. Hicimos eso por décadas. Vimos «I love Lucy». Vimos «La isla de Gilligan». Vemos «24» y «Desperate Housewives». Esas series operan en esencia como un gran radiador cognitivo, disipando el calor de pensamiento e ideas que sin esa salida hubieran sobrecalentado a la sociedad.

Y sólo es hasta ahora que nos despertamos de esa «borrachera» televisiva colectiva, que comenzamos a reconocer ese excedente cognitivo más como un recurso que como una crisis. Comenzamos a ver propuestas diseñadas para aprovechar ese activo y desarrollarlo de manera mucho más atractivas que encediendo televisores en cada habitación.

Esta idea me impactó en una convesación que mantuve hace un par de meses. Como dijo la presentadora, acabo de publicar un libro llamado «Here Comes Everybody» y durante una charla con una productora de TV -para ver si me invitaba a su programa-, me preguntó: ¿Qué está ocurriendo de interesante, que hayas observado?

Entonces le conté sobre la página de Plutón en la Wikipedia. Recordarán que hace poco se quitó el status de planeta a Plutón, lo que despertó una actividad febril en Wikipedia. Las páginas de discusión se encendieron, los usuarios editaban la definición con locura, toda la comunidad en sesión, preguntándose «¿Cómo se explica mejor el cambio de status de Plutón?», mientras la definición iba desde «Plutón es el noveno planeta» a «Plutón es una roca de forma extraña en órbita fuera de nuestro sistema solar».

Después de contarle todo esto, pensé que se iniciaría una discusión sobre la autoridad entre pares y los espacios sociales de colaboración, o algo por el estilo. Nada más lejos. Ella me escuchó, sacudió su cabeza y preguntó «¿Dónde encuentran tiempo?». Esa fue su pregunta, y me hizo reaccionar con fuerza: «Nadie que trabaje en TV puede hacer esa pregunta. Ustedes saben de dónde viene ese tiempo. Viene del excedente cognitivo que la TV lleva 50 años tratando de enmascarar».

Cuán grande es ese excedente? Si tomamos Wikipedia como una unidad, todo su contenido, el 100% del proyecto: cada página, cada edición, cada línea de código de su programación, cada traducción; esa enorme unidad representa alrededor 100 millones de horas de pensamiento humano acumulado. Trabajé este cálculo con Martin Wattenberg en IBM, es una aproximación burda, pero está en el rango correcto. 100 millones de horas de pensamiento.

Y las horas de televisión? 200,000 millones de horas, sólo en Estados Unidos, por año. Puesto de otra manera, para aprovechar que tenemos una unidad: son 2,000 proyectos como Wikipedia al año, gastados en ver TV. Y desde otra óptica: en Estados Unidos, pasamos 100 millones de horas cada fin de semana viendo anuncios comerciales solamente. Es un excedete gigantesco. Si alguien pregunta «¿Dónde encuentran tiempo?» cuando se encuentra con Wikipedia y proyectos similares, no entienden lo pequeños que son estos proyectos en realidad, aprovechando las «migajas» de este enorme activo que ahora se está empujando de a poco hacia una «arquitectura de participación».

Lo que resulta muy interesante acerca de este excedente es que la sociedad no sabe qué hacer con él al principio, por eso el gin, o las sitcoms. Si la gente supiera encauzar esas energías y canalizarlas hacia estructuras y comportamientos existentes, nunca tendríamos excedente, verdad? Es cuando nadie tiene idea de qué hacer con algo, que se comienza a experimentar con ello para integrar el activo al «capital social» y el curso de esa integración puede transformar la sociedad.

La fase temprana de aprovechamiento del excedente cognitivo, la fase en la que creo que aún estamos, está compuesta sólo de casos especiales. La física de la participación se acerca más a la física del clima, que a la de la gravedad. Conocemos las fuerzas que se combinan para que todo esto ocurra: hay una comunidad interesante aquí, un modelo compartido interesante por allá, gente que produce software libre. Pero a pesar de conocer las entradas del sistema, hay una gran complejidad que hace que las salidas sean imposibles de predecir.

La manera de explorar un ecosistema complejo es intentar muchas, muchísimas cosas, y esperar que los fracasos sean informativos para saber hacia dónde dirigirse. En este estadío estamos hoy.

Para dar un ejemplo, uno del que estoy enamorado, muy pequeño. Hace unas semanas, uno de mis alumnos me envió un proyecto iniciado por un profesor de Fortaleza, Brasil, llamado Vasco Furtado. Es un mapa/wiki del crimen en Brasil. Si hay un asalto, un robo, cualquier crimen, cualquiera puede ingresar, colocar una marca en un Google Map y describir el hecho, para ir formando un archivo vivo.

Eso es algo que ya existe como información tácita. Cualquiera que conoce una ciudad sabe dónde no ir, qué esquinas son peligrosas, qué vecindarios no son seguros de noche. Pero así como se sabe, se ignora, ya que no hay fuentes públicas que se puedan aprovechar. Los policías, si tienen la información, no la comparten. De hecho, una de las razones por las que Furtado inicia el proyecto es «me resulta más fácil recopilar esta información desde cero, que tratar de obtenerla de las autoridades».

Esto podrá tener éxito o fracasar. El camino normal del software social es el fracaso: la mayoría de estos experimentos no funcionan. Los que sí funcionan son excepcionales, y espero que este en particular lo logre, por supuesto. Incluso si no lo hiciera, ya logró otro objetivo, que es mostrar que alguien trabajando solo, con herramientas de muy bajo costo, tiene una esperanza razonable de acaparar suficiente excedente cognitivo, suficiente deseo de partcipación y suficiente buena predisposición de sus pares, para crear un recurso que no podríamos haber imaginado hace cinco años.

Así que esa es la respuesta a «¿Dónde encuentran tiempo?». Al menos la respuesta aritmética. Por debajo de las palabras había otra idea, no una pregunta, más una observación. En la misma conversación con la productora de TV le contaba sobre los juegos de rol, World of Warcraft y similares, y mientras hablaba casi que podía escucharla pensar «Perdedores, hombres grandes sentados en un sótano jugando a ser elfos».

Al menos están haciendo algo.

¿Alguna vez vieron el capítulo de La isla de Gilligan en el que casi logran salir de la isla, pero Gilligan se equivoca y al final no lo logran? Yo lo ví. Y lo ví varias veces mientras crecía. Cada media hora que pasaba viendo TV era media hora sin publicar artículos en mi blog, sin agregar definiciones a Wikipedia o respondiendo a un foro de discusión. Yo tengo una excusa irrefutable para no haberlo hecho, y es que estas cosas no existían en ese momento. Me ví forzado a consumir los medios disponibles, porque eran la única opción. Ahora no lo son, y a nadie debería sorprenderle. Por tonto que parezca jugar juegos de elfos y guerreros en un sótano, les puedo decir por experiencia personal que es mucho peor sentarse en el sótano a decidir si Ginger o Mary Ann es más bonita.

Estoy decidido a elevar esta observación a un principio general: es mejor hacer algo que no hacer nada. Inclusive los LOLcats, tiernas fotos de gatitos con textos -aún más tiernos- sobreimpuestos, ofrecen una invitación a participar. Cuando vemos una de esas fotos, uno de los mensajes que da es «Si tienes una foto de un gatito, y fuentes sans-serif en tu computadora, puedes jugar este juego también». Y ese mensaje -tú también puedes hacerlo- es un gran cambio.

Esto es algo que quienes trabajan en los medios no entienden. Los medios en el siglo 20 se han centrado en una maratón de consumo. ¿Cuánto contenido podemos producir? ¿Cuánto contenido puedes consumir? ¿Podemos producir más, vas a consumir más? la respuesta a esas preguntas ha sido usualmente sí, pero la realidad muestra que la gente prefiere verlo como un triatlón. Sí nos gusta consumir, pero también producir y compartir contenidos.

Lo que ha anonadado a quienes apostaban por las viejas estructuras, previo a intentar aprovechar el excedente de recursos y lograr algo interesante, es que están descubriendo que cuando se ofrece la oportunidad de producir y compartir a la gente, ellos aceptan la oferta. Esto no significa qe no vayamos a perder horas mirando repeticiones de series en TV. Simplemente, ahora tenemos alternativas.

Y hay otra cosa sobre la magnitud del excedente cognitivo del que estamos hablando: es tan grande, que incluso un cambio muy pequeño puede tener enormes ramificaciones. Supongamos que el 99% de todo se mantiene igual, que la gente ve 99% de la televisión que acostumbraba ver, pero el 1% se aparta para producir y compartir conocimientos. La población conectada a Internet ve TV por alrededor de un trillón (a million billions) de horas por año. Es más o menos cinco veces el consumo de TV de Estados Unidos. El 1% de eso equivale a 100 Wikipedias por año, en términos de participación.

Creo que será algo muy poderoso, no creen?

Bueno, la productora de TV no lo creyó, ella no estaba mu convencida por esta línea de pensamiento. Su pregunta final fue, en esencia «¿No es esto una moda pasajera? Es divertido producir algo, compartir un poco, pero la gente no se va a detener a pensar: esto no es tan bueno como lo que hacía antes… y calmarse?». Mi acalorada respuesta fue que no, este no es el caso, esto es un movimiento único e irrepetible, más análogo a la Revolución Industrial que a cualquier moda del momento.

Esto no es el tipo de cosa de las que una sociedad se deshace, son tiempos que la hacen crecer. No creo que la productora me haya creído, en parte porque no quería creerme, en parte porque o no tenía la perspectiva completa. Ahora la tengo.

Estaba cenando con un grupo de amigos y uno de ellos contaba sobre una película que vio en DVD junto con su hija de 4 años. A la mitad de la película, sin razón visible, la niña saltó de su lugar y fue hacia atrás del televisor. Al principio parecía uno de esos momentos tiernos, y la niña había ido a buscar a un personaje al otro lado de la pantalla, pero luego comenzó a revisar entre los cables. Su padre le pregunta: «Qué haces?» ella responde «Estoy buscando el mouse».

Esto es algo que una niña de 4 años ya sabe: Una pantalla que se vende sin un mouse, está rota. Esto es algo que los niños de 4 años ya saben: La programación de medios que está dirigida a mí, pero no me incluye, no vale el tiempo que se le dedica. Eso es lo que me hace creer que estamos a los umbrales de un gran cambio. Porque pequeños de 4 años, que están absorbiendo profundamente el entorno, sin tener que atravesar el trauma que enfrento para «desaprender» una infancia viendo La isla de Gilligan, asumen que la definición de «medios» inclue consumirlos, producirlos y campartirlos.

Se convirtió en mi lema personal. Cuando alguien me pregunta qué estamos haciendo, por «nosotros» me refiero a la sociedad en su conjunto que trata de descifrar qué hacer con el excedente de conocimientos; también me refiero a la gente en esta sala, gente que trabja todos los días, palas y picos en mano, tratando de descubrir la próxima gran idea. A partir de este momento, cuando me pregunten «qué hacemos», mi respuesta será: estamos buscando el mouse.

Vamos a buscar en todos los lugares donde un lector, oyente o lector haya sido excluído, o se le haya ofrecido conocimiento pasivo, enlatado, fijo y preguntaremos «si consigo rascar algo del excedente cognitivo y aplicarlo aquí, lograremos algo bueno?». Apuesto a que la respuesta es sí.

Clay Shirky es escritor, consultor y profesor de Nuevos Medios en la Universidad de Nueva York (NYU). Su enfoque principal es en las consecuencias económicas de las tecnologías de Internet en la sociedad, los efectos de las redes sociales en la cultura y viceversa. Se puede acceder a una colección completa de sus ensayos en http://www.shirky.com.

Traducido por Andrés Bianciotto, liberalmente, para la edición de «Lo Mejor del Marketing» de la revista Expansión que se publica hoy. Cualquier corrección, reinterpretación y comentario, será bienvenido.

Primero yo

Steve Baker escribió un artículo sobre Twitter para BusinessWeek, y en un followup cuenta cómo recibió mucha información que era «too much PR».

Hay demasiada autopromoción dando vueltas por el mundo online, y lo que me sorprende es que haya gente que piense que esa es la manera natural de operar. Entiendo que aparecer en una nota de BusinessWeek es tentador per se, pero ¿cuán irrealistas podemos ser? El periodista va a mirar un poco y descubrir que a mi «portal de negocios B2B y blahblahblah» lo visita sólo mi mamá.

Con el lanzamiento de ActualízaTe, y la difusión que tuvo gracias a Darío Gallo, José Luis Orihuela y Mariano Amartino (más un fulano que republica el feed de Überbin en notasd.com), comencé a recibir recomendaciones de websites para incluír en el «revistero». De unos 150 mensajes, el 98% se trataba de tipos recomendando su propio blog.

A ver, abajo tengo una silla, no un pedestal, y entiendo que ActualízaTe es un website pedorro que debería estar agradecido por encontrar contenido. La cuestión es que cuando pensé en las recomendaciones, supuse que los primeros 10 que pasaran por el site podrían decir «Imbécil, te olvidaste de fulano, que escribe uno de los mejores blogs en español sobre Sinusitis Crónica». Lo que me encontré fue con gente que se ahorraba las iniciales si podía, y nada más tiraba el link a su site.

Yo lo hice mil veces, con mi blog y con algunas ideas que publiqué online, pero dejé de hacerlo. Supongo que así como uno aprende, «el ecosistema» también aprende y esta sería una práctica obsoleta ya.

Parece que no, que sigue viva y no se va a ir.

¿Podemos construir algo sobre esto? A ver si alguno de los bloggers que ya entró al revistero vuelve por acá o por el site y me recomienda algo nuevo. Ya me enteré qué escriben, ahora quiero saber qué leen.

Fundación Alas usa Smugmug

Un ejemplo de cómo una organización sin fines de lucro (presumiblemente) puede usar mejor las herramientas disponibles para facilitarse la operación.

En México DF y Buenos Aires se están desarrollando los conciertos a beneficio de Fundación ALAS, y el kit de prensa que enviaron a Barbie incluye una URL de Smugmug con fotos oficiales para publicar acompañando las notas sobre el evento.

Eduardo Arcos de-tes-ta que las agencias de PR le envíen correos con 10 Mb de fotos inútiles, y es una práctica tan extendida en esa disciplina, que este uso inteligente de recursos disponibles, convenientes y gratuitos es al menos refrescante.

Mktg Trends 2008

Hace un rato terminé de dar mi hora de balbuceos en Mktg Trends 2008. Hablé sobre redes sociales y cómo las empresas pueden primero conocer (ergo aprovechar) estos nuevos espacios de expresión que reciben tanta atención últimamente.

Al final de la presentación dejé en pantalla una lista de links, que son estos:

La presentación completa, junto con sus dos videos.

Yo en Facebook.

Yo en LinkedIn.

Yo en Twitter.

AREA6, mi agencia.

Gracias a los Rattinger, perpetradores de Kätedra, por invitarme a confundir gente en su evento 🙂

Mktg Trends 2008

Los amigos de Kätedra me invitaron a hablar sobre redes sociales en el evento Mktg Trends 2008.

Anoche desperté inspirado/agitado y la exposición se armó sola entre las 4:00 y las 5:00 de la mañana.

Me gusta mucho el resultado, así que si no hay cambios en el programa, nos vemos el 5 de Marzo a ver qué tal me quedó.

Mktg Trends 2008

Emprendedor mexicano: registra tu patente y marca sin costo con F&F

Mi gran amigo León Felipe Sánchez publica una buena noticia: Fulton & Fulton ofrece sus servicios para registrar una patente y una marca para emprendedores mexicanos jóvenes. Sólo tendrás que pagar los impuestos y costos directos, los honorarios de la firma serán pro-bono.

Muy buena noticia, si el Estado no se preocupa por crear oportunidades, es responsabilidad de los mercados y sus actores el desarrollar su ecosistema para fomentar el crecimiento.

Apple Shop vs Apple Store

Hace unos días que vengo masticando este post, a partir de ver que Palacio de Hierro (al menos en su sucursal Durango) habilitó nuevos y amplios sectores llamados Apple Shop.

Resulta que a partir del anuncio de la apertura de Apple Store México, y de la difusión que se le dio a ello en medios masivos y no tanto, PH se movió rápido y armó sus sectores Apple, con carteles que anuncian «Apple Shop – Ahora abierto». Los precios de los productos Apple en estos espacios son cerca de 15% a 20% más caros que en la Apple Store.

Apple Shop versus Apple Store

Se podría argumentar que Apple se está cagando en sus anteriores distribuidores al vender directamente en línea y ofrecer delivery gratis (para compras mayores a $ 500), pero ese es un problema entre PH y Apple.

Lo que me jode, me jode y me rejode es que PH se meta con el bolsillo de los incautos que le van a comprar pensando que ese es «the real deal».

Iniciativa: agreguemos un artículo a Wikipedia

En el blog de la promoción «Gánate un Hot Rod» de Armor All (sip, la organiza AREA6, mi agencia), acaba de surgir una iniciativa interesante: ya que hay opiniones enfervorizadas acerca de la definición de Hot Rod y si aplica o no aplica a las máquinas del infierno que serán los premios, por qué no canalizamos esa energía hacia construir un artículo en español sobre Hot Rods en Wikipedia?

Acá lo que me intriga, y le dejo la pregunta a los (3) sospechosos de siempre que suelen pasar por acá: cuánto cuesta hacer algo así? Para mí, no tiene costo, pero entonces por qué no se hace más veces? O estoy muy desconectado y no he visto otros intentos similares? No te estás hartando de las preguntas sin fin?

La cuestión es esta, según lo que veo: alrededor de los autos de Armor All se armó una conversación sobre -guess- Hot Rods. Entre los que dejaron comentarios en el blog, hay tipos que saben MUCHO. Cuál es el paso lógico siguiente? Llevemos la conversación hacia algo constructivo. O mi único aporte a esa conversación va a ser poner el logo en el header?

La gente que deja comentarios en el site pone tanta energía y conocimientos en ellos, que realmente vale la pena ofrecerles salidas en las que -es probable- no pensaron.

Cuando tienes algo que te apasiona, no te dan ganas de contárselo a todo el mundo? O sólo los bloggers somos así de exhibicionistas?

Insomnio, blogs y Google Earth

Me tomo un respiro entre dos documentos y recapitulo sobre un poco más de un mes de actividad febril.

Hace un tiempo que AREA6 comenzó a trabajar para Armor All, organizando una promoción que salió «al aire» el 1 de noviembre y está muuuy interesante, al menos para mí.

Se trata de un sorteo de 3 fabulosos Hot Rods: un Mustang Mach1, un Corvette y un Dodge Super Bee, los 3 de los ’70s, los 3 potenciados (el Super Bee ruge que da miedo) y «mimados» con productos Armor All por donde te fijes.

Para ganarte uno de estas máquinas del infierno, todo lo que hay que hacer es ir al site de la promoción y registrarte. Después, a rezarle a la suerte.

Para echarle una mano a la señora suerte, desarrollamos un juego que ocurre dentro de Google Earth (te dije que estaba interesante). Una vez que te registras en el site, puedes hacer un recorrido por la Ciudad de México, siguiendo pistas y respondiendo preguntas.

El juego innova en la plataforma. La interfaz de Google Earth es rica y dinámica, ofrece una experiencia diferente cada vez que das un click en la pantalla. «Alterar» las imágenes de la biblioteca satelital de Google para integrar la imagen de la marca fue desafiante, pero lo logramos 🙂

Además del juego, registrando tus compras de productos Armor All e invitando amigos también recibes más oportunidades para el sorteo.

Tenemos un par de ases bajo la manga, comenzando por una colección de diseños exclusivos de playeras NaCo para los bloggers que quieran ayudarnos a difundir la promoción, y otros que no puedo nombrar porque «no señor, nosotros no fuimos», ya se verán.

Desde aprenderse la API de Google Earth, hasta comprar 3 carrazos en USA y toooodo lo que va al medio, estos últimos 50 días fueron bastante activos.

Y esto no es todo! Universia México también cayó en nuestras garras 😉 y acabamos de anunciar UniBlogs.net, donde la comunidad universitaria puede abrir su blog y participar del gran ecosistema de información y contactos que representa Universia.

Para este proyecto implementamos una versión personalizada WordPress μ, completamente en español y con muuuchos planes de crecer. Ya tuvimos los primeros registros «espontáneos» de nuevos blogs en el sistema, puras buenas noticias.

También estuve inmerso en el desarrollo de un par de websites de uso interno (uno de ellos fue un terrorífico dolor de cabeza, pero siempre ocurre) de otros clientes. Después de tanto desarrollo web, ahora quedan cada vez menos excusas para no tener website, carajo, aunque lo de ocupados es 100% cierto.

En esto anduve, y para los que se quejaron de «Og Mandino», les mando un saludo 😛

Hospitalidad, Italia; Italia, Hospitalidad

(me está gustando esta onda de presentación en los títulos, podría convertirse en un sello)

Supongo que no es un defecto exclusivamente italiano, y sus (d)efectos se extienden por el resto de Europa.

La cuestión es que los meseros italianos, los concierges de los hoteles, y en general una amplia mayoría de los empleados del erróneamente llamado Hospitality business, te atienden con desgana, casi con asco.

No están gustosos de recibirte (y a tus euros) en su casa, sino más bien parece que te están haciendo un favor al escuchar tu pedido para la cena.

Individualmente son bastante distintos. Cuando uno hace un esfuerzo por generar conversación, todos los clichés hollywoodenses se verifican. Tipos bonachones, vociferando y riendo fuerte, te cuentan historias, te recomiendan lugares y se ganan una generosa propina, por contraste.

Italia tiene MUCHO que aprender de México en cuestiones de turismo y hospitalidad. Ahora me explico mejor por qué los europeos vienen a Playa del Carmen y se enamoran perdidamente del lugar, aunque ellos tengan ese Mediterráneo místico y azul profundo. Debe ser que se sienten bienvenidos.

Capri - Faraglioni

Los Faraglioni de Capri y el Tirreno azul

Dell en Directo: el blog de Dell en español

A veces escribo en Expansión sobre blogs, y hasta ahora me enfoqué en el lado angloparlante porque consideraba que todavía no había suficiente madurez en los blogs en español. No me malentiendas, aunque mucha gente lo hace muy en serio, el alcance de los blogs en el ámbito corporativo hispanohablante ha sido en general más limitado que en inglés.

Por qué hablo en pasado? porque preparé un artículo para el Especial de Marketing de Expansión completamente enfocado en blogs en español. Hoy el medio ha alcanzado una madurez y relevancia muy difícil de ignorar.

Gran parte de mi percepción cambió cuando ayer me enteré por ALT1040 que Dell publicó Dell en Directo, su blog en español. Eduardo en su post me cita, y en ese post en particular tuve una respuesta de Vivian Kobeh, una de las responsables del blog.

Calculo que les va a ir bien. Supongo que pueden apoyarse en la experiencia de Direct2Dell, el blog en inglés que lleva casi un año conversando, con buenos resultados.

Más sobre esto el 28 de mayo, cuando salga la nota en Expansión.

Presentando: Emprendi2.0

Emprendi2.0 es una iniciativa para reunir emprendedores de Internet, Web 2.0, y nuevas tecnologías en cenas informales alrededor de todo el mundo. ¿Por qué una cena y no eventos o conferencias? Creemos que las verdaderas propuestas e ideas realmente buenas ocurren fuera de espacios en los que se supone deberían darse.

Hans Ulrich una vez organizó un evento de ciencia y arte con toda la infraestructura de una conferencia, recepción, pláticas, comidas, pero lo único que no hubo fue conferencia; un experimento exitoso con un ambiente de colaboración que aún persiste. Queremos lograr lo mismo.

Emprendi2.0 está en fase beta y estamos organizando la primera de muchas cenas en México D.F., una de las ciudades más grandes y peculiares. ¿Te gustaría asistir? Escríbenos por favor un correo electrónico contándonos quién eres, qué haces, cuáles son tus proyectos, planes y aspiraciones. Haremos lo posible por invitar a todos aunque no prometemos nada ya que estamos limitados de espacio.

contacto@emprendi2.com