Basta de mendigar tweets

En este momento tengo dos campañas dando vueltas por mi pantalla en Twitter: una busca que la gente use el hashtag #donounasopa para que Knorr Argentina done un plato de comida por cada uso al Banco de Alimentos de la ciudad de Rosario (ACLARACIÓN: Red Argentina de Bancos de Alimentos que integra a Bancos de Alimentos de todo el país, incluyendo el de Rosario); la otra busca que la gente mencione muchas, muchas, muchas veces a iZettle, una empresa de pagos electrónicos que llegó a México y aparentemente quiere darse a conocer regalando un iPad con un criterio medio arbitrario.

De iZettle ni voy a hablar, porque me parece tan patética como la oleada de estupideces que aparecen en Facebook y arrancan con “Yo sé que al 97% de mis contactos el cáncer de la tercera tetilla en la población de Senegal no le importa…”.  Y no, no nos importa.

¿Y si nadie #donaunasopa, qué pasa? ¿Knorr Argentina se guarda la plata? El Banco de Alimentos se queda sin fondos? ¿Por qué yo tengo que cargar YO con la presión de asegurarme que por lo menos UN plato de comida les voy a exprimir a esos hijos de puta que no son capaces de hacerlo motu proprio?

La respuesta que recibí cuando pregunté si no había mejores maneras de hacerlo fue “así todo el mundo hace un gestito para ayudar”, cosa que parece bienintencionada, pero sigue siendo árida en términos de esa sensación de responsabilidad compartida.

Tengo una idea mejor. Knorr Argentina es una empresa enorme, con ventas en millones de dólares anuales y presupuestos monumentales de publicidad, que nos han deleitado con canciones de Jorge Drexler y producciones emotivas que buscan establecer un lazo emocional entre el sodio y la audiencia.

Se me ocurre que Knorr podría usar su presencia en el retail y su poderío económico para establecer puntos de recepción de donaciones, donde cualquier persona puede ir y hacer una donación en dinero o especie al Banco de Alimentos, que será duplicada por Knorr. Usemos la capacidad de comunicación de la empresa para dar a conocer la campaña, en vez de anunciar que el packaging cambió de color y con un tercio de sal sus sopas saben igual. Usemos Twitter para difundir los puntos de recepción, pongamos fotos en Facebook de la gente donando, usemos Foursquare para que se vea dónde va más gente.

Algún día esto va a ocurrir, y el infarto no me lo cura nadie. Mientras tanto, no me obliguen a dejar de seguir gente porque creen que un hashtag o un puto retweet equivalen a HACER ALGO.

7 thoughts on Basta de mendigar tweets

  1. Esa idea de Knorr que vos diste es eficiente y a la larga les retribuiría promocionalmente con un lugar en la conciencia de los clientes potenciales que puedan llegar a conseguir. A la larga dije.. Ellos no quieren eso, toma tiempo y es, de verdad, ayudar a resolver el problema que no es para nada la intención de la campaña. Tu idea sería la filosofía de una empresa y lo que están haciendo es la idea de un promotor que al que le dijeron ‘hace algo con este monto a ver que sale’. Ya que estamos te digo que las promociones de club de barrio que tenía con mis amigos eran más elaboradas y genuinas que lo de esta gente de Knorr. Tendrían que ser un poco más genuinos e inocentes.

  2. Andres,
    te olvidas de algo muy básico… hacer un RT te deja con la conciencia tranquila de que ayudaste, donar algo implicaria tener que “hacer” algo y ni te digo “dar” algo sin que nadie se entere 😉

  3. @mariano eso se soluciona usando badges! Pero claro, sería la primera vez en la historia del universo que un badge significaría algo. Tanto territorio nuevo seguro aterra.

    Ojo que la gente se mueve, el 80% de las donaciones al Teletón en Mx se hacen de a 1-2 dólares desde zonas de NSE bajo.

    Y si no se moviera, prefiero que las marcas usen su “klout” para despertarla, antes que seguir mendigando clicks.

    ¿Iluso, yo?

  4. Yo fui la que respondí el tweet, ahora hablo de manera totalmente personal.
    Este tipo de campañas de las empresas permiten lograr un cierto beneficio mutuo, bien? mal? maneras mejores? puede ser, pero considero que mientras la causa siga siendo genuina y los medios válidos deberíamos aprovechar la posibilidad.
    Imagino que no debe ser la primera vez que te topás con este tipo de campañas interactivas, apuntando a una cierta interacción con las personas por mínimas que parezcan, uno esta haciendo una acción para que algo se concrete.
    No quería dejar de aclararte que la donación es para la Red Argentina de Bancos de Alimentos que integra a Bancos de Alimentos de todo el país, incluyendo el de Rosario. Si querés podés conocer las actividades acá: http://redbancosdealimentos.org/
    La campaña está abierta para quien quiera participar, y quien no quiera, tiene el derecho de no hacerlo. No es un peso que se le traslada a nadie. Igual es interesante pararse a reflexionar sobre las maneras de llevarla a cabo y siempre se pueden sugerir otra formas. De todos modos, respeto tu opinión y es lógico que cada uno tenga su punto de vista.

  5. Hola Sofía, gracias por las aclaraciones.

    Mi postura, lejos de criticar la labor de ustedes, es que muchas veces estas decisiones se toman por la vía más corta, desmereciendo la capacidad REAL de ayudar que tiene la gente común.

    Lo rápido / medible / interesante para agencias de PR es decir “conseguimos X cantidad de tweets y X medios lo cubrieron”, mientras dejan ir la oportunidad de convertirse en líderes de un movimiento que tiene potencial de establecer un lazo real con la gente, en lugar de tanto anabólico permanente que necesitan para pimpear la marca “este producto caca que no te importa ahora viene con tapa a rosca” interrumpiendo mis programas de TV.

  6. Pingback: Week-Log.467

  7. Muy buena Andrés tu reflexión, me recordó a la campaña de Unicef Suecia ‘Likes don’t save lives’ en la que invitan a donar dinero dado que con los ‘me gusta’ no se compran vacunas.

    Este es el video: http://youtu.be/2_M0SDk3ZaM

    Un saludo
    Laura

Comments are closed.