Celebrar la muerte de Chávez

Algunas observaciones sobre la muerte de Chávez: el tipo personificó la falta de transparencia y la política de confrontación internacional.

Y puso tanto énfasis en su posición mesiánica que ese sistema nefasto está intrínsecamente atado a su nombre, al hombre.

Varios países de Latinoamérica abrazaron su estilo y ahora están más lejos del resto del mundo.

Su muerte produce en quienes sufrieron su gobierno, la expectativa de un cambio, el fin del sufrimiento. Muerto el perro, la rabia.

Pero no se trata de “faltarle el respeto” o “insultar a su familia”, el humano actúa desde su fuero íntimo, sin gran perspectiva.

El que se desprende de esa solidaridad humana mínima y se siente mejor por la muerte de otro, se sintió también dañado por la vida del otro.

Si no estamos dentro de ese arco de emociones, nos resulta difícil entender ese comportamiento. Pero es mal gusto, no mala intención.

Al menos en el 99% de los casos. Gente culera tampoco falta en este mundo.

One thought on “Celebrar la muerte de Chávez

  1. Me abstuve de twittear, postear, opinar en general del asunto. NO vivo en Venezuela, solo pasé por ahi una vez. Poco puedo saber más allá de lo que leo y escucho de amigos que viven (y que poco querían a Hugo). Algunos números macro hablan bien de su gestión. Otros pésimo. Su disposición a casi acabar a los tiros con Colombia por su enfrentamiento con el también infantil Uribe es inperdonable. Su tendencia ególatra encontró un final irónico. ¿Alegrarse por su muerte? Jamás.

    Eso habla a los gritos de la impotencia de aquellos parados en una vereda crítica a este estilo de gobierno. No faltaron comentarios de Argentinos del estilo “Ya está este, ahora falta ELLA”. Si la única salida que ves en una democracia es la desaparición de tu contrincante eso habla peor de vos que de ellos.

Comments are closed.