Pontifica, pontificador. Pronto encontrarás un espejo

Llevamos años siendo aleccionados por Hollywood, entre otros tantos temas afines a los intereses de bajada de línea de la Casa Blanca, acerca de las desventajas de vivir en un país bajo el yugo de la ley de la Sharia:

  • Te pueden condenar a azotes por mirar feo a cualquiera.
  • Te pueden sacar los ojos si le miras las “regiones pudendas” a alguien, y esas regiones incluyen un área de 1 km a la redonda.
  • Te mandan a vestir un montón de ropa y además una tienda de campaña que cubre todo por encimita, no sea que alguien se entere que tienes piel. Y en esos países en que la temperatura promedio son 40º, debe ser torturante.
  • Te descuadran a pedradas si el viento te vuela la tienda de campaña (o si te cepillas a un vecino).
  • Tienes que escuchar a una jauría de gordos bienintencionados pontificar cómo alguien se está cepillando tus derechos humanos, y vives bajo un régimen poco humanitario, etc.
  • Analizas 10 minutos y ves que los mismos imbéciles pontificadores perpetran burradas semejantes a las que acusan, bajo excusas lógicas igual de inverosímiles, con el mismo desparpajo de un jeque (los fueros y los petrodólares producen los mismos efectos en los subyugados).
  • Todo por orden del mismo Dios.

Yahveh y Alá eran el mismo dios, antes del cisma entre Ismael e Isaac. La idea de negar derechos sobre el propio cuerpo (ya sea aborto, muerte digna, género e identidad sexual, etc.), joderles la vida cívica a los homosexuales, soslayar la ciencia en pos de la superstición y otras bondades, vienen de los mismos libros, pilares místicos de organizaciones políticas onerosas y perniciosas para la sociedad en conjunto.

El 50% (y a veces más) de la población de USA piensa igual que el 85% (creo que soy generoso, debe andar en el 95%) del Islam. La mitad del espectro político de USA es un espejo de los musulmanes a los que condenan, mientras actúan igual. El 100% de Hollywood está en USA y se financia de capitales interesados en impulsar mensajes que a veces parecen criticar lo que en privado se aplaude.

Fuck you, fellow human, porque Diosito dice.

One thought on “Pontifica, pontificador. Pronto encontrarás un espejo

  1. Otro espejo: Ellos discriminan a la mitad de su población (a la femenina), la esconden dentro de una burka y reprimen la opinión, visión y presencia femeninas en su cultura. Nosotros (los occidentales), no somos tan diferentes.

    Como bien mencionas, somos más parecidos de lo que quisiéramos aceptar. También eliminamos o rechazamos de facto a una parte fundamental de nuestra civilización. La mujer? No, los ancianos. Para la cultura musulmana no se entiende una familia si esta no gira alrededor de un anciano de barba blanca.

    Por otro lado, nuestras familias giran alrededor del adolescente o puberto, se escucha la música que ellos imponen, vemos las películas que ellos nos dictan y organizamos nuestra vida alrededor de sus gustos e intereses. La madre se viste como la hija de 15 buscando incluso competir con ella. No tenemos burka, tenemos bótox. Ser, o parecer joven es lo de hoy, es lo nuestro. Y los ancianos? Para eso tenemos asilos. Los asilos en el mundo musulmán son inconcebibles. Para nosotros ingresar al abuelo a uno y olvidarlo ahí es más común de lo que quisiéramos aceptar. No hay burka para ocultarlos, pero con un asilo cómodamente alejado de casa, quién las necesita? Y mientras, nos horroriza (me horroriza) ver niñas de 9 años casadas.

    En ese espejo que planteas, me llevo como lección que todos tenemos mucho que aprender para construir la mejor civilización posible. Mientras tanto, seguimos pontificando…

    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>