Bienvenido, siglo XVIII, te estábamos esperando

En México se aprobó una reforma al Código Penal, que establecerá que “todas las personas son inocentes, hasta que se demuestre lo contrario” (parafraseo libre lo que dice el anuncio en la radio). Además, las fuerzas del orden público (esto es una contradicción con lo que sigue), necesitarán que un juez les autorice los allanamientos antes de perpetrarlos.

Siempre me pareció curioso que en los noticieros de TV, cuando reportaban la caída de una banda de secuestradores o similares lacras, ponían a los tipos en cámara a cara descubierta, mientras se leía la ristra de acusaciones que enfrentarían.

Así de curioso, me preguntaba “y la presunción de inocencia?”. Ahora tengo la respuesta: es un concepto que no existía en la ley mexicana.