Me corté el pelo

Y después de unos días de vacaciones, cuando regresé a la oficina lo primero que me dijeron fue: Hey, te crecieron orejas!