Galeano

Me confieso perdidamente fascinado por Eduardo Galeano. Desde que cerca de 1995 me cayó “El libro de los abrazos” entre las garras, dejé de procesar racionalmente sus escritos. No importa lo que diga, el tipo -por inercia o por sintonía- logra dar siempre en una de mis tantas cuerdas sensibles.

A veces quisiera escribir así. Me faltan años, lucha, llanto, piel de cebolla, barro, selva, fiebre, pobreza y alas. Me falta ver el universo por el ojo de una cerradura.

Siempre dije que no envidio la pluma de los poetas. La pluma, con mayor o menor esfuerzo, se entrena. Lo que sí viene de nacimiento son los ojos. Ahí ocurrre la verdadera magia.

Tengo los ojos que tengo, a veces veo un poquito más, otras veces menos abiertos, que el resto de los mortales. Entonces leo esto y los cierro. Y sueño que me gustaría ya haber escrito ese libro.

Eduardo Galeano

I’m a huge fan of Eduardo Galeano, and I love to read his books and dream I’ll be able to write such inspiring and touching words some time.

I always say one shouldn’t envy a poet’s writing, everyone can learn to write. The REAL magic happens in their eyes.