Hurgando vidas ajenas

Anoche tuve una fiesta de cumpleaños triple. Se hacía en la casa de los padres de uno de los festejados, una casa con pedigree: la había diseñado y construído un conocido arquitecto, que luego la decoró con grandes obras de arte mexicano (Siqueiros, Zalce y demás fauna).

Había unos 80 desconocidos circulando por todo el lugar. En las paredes de todos los ambientes, primeras ediciones alineadas y apiñadas, compartiendo espacio con miniaturas de vidrio soplado y algunos animales disecados. En general el paisaje quedaba bastante sobrecargado.

No sé por qué, cuando apenas llegamos me resultó un poco incómodoque toooodo el mundo me recomendara dar una vuelta por la casa "queestá buenísima". Al margen de los 2 o 3 ambientes que ya estabanpoblados, lo que quedaba de casa eran habitaciones, y no me atraía laidea de asomarme a ver la cama de los dueños.

Me sorprendió uno de los baños: en una estantería, peces y tortugas disecados, junto a conchas y caracoles. Junto al lavatorio, veintitrés botellas vacías de Guerlain Vetiver, y una a 3/4. En un rincón, polvorientos, otros perfumes, quizás regalos, quizás intentos infructuosos de hacerlo cambiar de fragancia. Más allá, un cepillo de dientes con restos de tintura para pelo y un envase de Miss Clairol Monsieur.

Ahí estaba yo, meando en el santuario de un tipo que se afeita a diario, piensa que una decoración "acuática" para su baño debe incluír FORZOSAMENTE la fauna, y usa el mismo perfume desde que tenía pelo negro y se codeaba con la elite artística y cultural de una ciudad que luce muy distinta que cuando él la pintó.

Después de ver el baño, entendí que lo que no me gustaba era que alguien se metiera al mío y me hiciera semejante radiografía apriorística sin saber nada de mí.

2 thoughts on Hurgando vidas ajenas

  1. Podés aprender más de una persona hurgando en su baño unos minutos que en una vida de conversar diariamente. Remember “Blink” by Gladwell.
    Además, esas fiestas siempre acaban así…uno preguntandosé a que fue. Codearse con la aristocracia tiene esos riesgos…

Comments are closed.