Los justos, por H. Casciari

Soy un tipo sensible. No puedo olvidar que lloré al ver el final de La Sociedad de los Poetas Muertos, rebobiné un par de minutos y volví a moquear a gusto. Y sin tener idea de quién era Whitman.

No puedo evitar, ahogado de euforia, lanzar mis brazos al aire cada vez escucho “Also sprach Zarathustra”, la melodía/sinfonía/latido que se convirtió en el sello musical de 2001: Odisea del espacio, y llevo siempre cerca.

Hoy no pude evitar una ataque de sensiblería cuando leí Los Justos en Orsai. No lo visito habitualmente, aunque quizás debería.

Quizás son los 10 años que llevo dedicando mi vida a esta red de mierda que todo lo alcanza. Quizás es porque anoche miraba un tomo de Borges entre libros de marketing y revistas de tecnología y pensaba que el viejo debía estar incómodo. Hace mucho que no hablo con él.

Gracias, Hernán.

One thought on “Los justos, por H. Casciari

  1. Que envidia sana me da todo aquel a quien todavia le quedan historias de Casciari por leer. Y encima si posee la sensibilidad para disfrutarlas con emocion.
    Abrazo

Comments are closed.