Mamá! Conseguí trabajo!

-“A tí se te da”, decían tus amigos mientras escribías una carta que les sirviera para pedir perdón a una novia ofendida.

Frases similares escuchaste en la Universidad, mientras te aventabas el ensayo completo, para beneplácito de tus compañeros de estudio.

Ahora se acabó la escuela, qué se hace? Buenas noticias: para quienes tienen facilidad para escribir, se están empezando a abrir vacantes de blogger corporativo.

Así es, las empresas en USA que tienen o están planificando publicar un blog, están contratando bloggers que se conviertan en “la voz” de la empresa.

Las responsabilidades básicas son escribir profusamente en el blog de la compañía (el que, por definición, se actualiza más seguido que la página web de la empresa), responder a los comentarios y mensajes de los visitantes, promocionar el blog para aparecer mejor posicionados en servicios de búsqueda y de tanto en tanto, escribir contenido fresco para la página web corporativa.

Una búsqueda rápida en el site de clasificados de empleo Monster.com, arroja algunos cientos de resultados para esta posición, pagando entre 40,000 y 70,000 USD. No mencionan una preparación académica específica requerida, pero estimo que títulos de comunicación o relaciones públicas ayudan mucho.

Dónde ubicarías al blogger en una empresa? Tiene que estar cerca de la dirección general, quizás dentro del área de Comunicación, pero no tan relacionado al marketing como a las relaciones públicas. Debe participar en eventos, darse a conocer y ser a todas luces un contacto creíble dentro de la organización, para que sus notas y respuestas no pierdan valor.

Se están modificando las estructuras corporativas, en pos de propiciar un diálogo más abierto con sus clientes y prospectos. Se están creando posiciones que hace dos años eran impensables, en un proceso facilitado por la disponibilidad de más y mejores canales de comunicación. Estamos presenciando el germinación de nuevos modelos de negocios, esta vez realmente centrados en el cliente?

Y tú, joven Cyrano, ya sabes a qué dedicarte después de la Universidad.