Alguien tiene que hacerse el disidente. Voy.

Por alguna misteriosa causa (misteriosa para mí, porque a ustedes no debería importarles), me da mucha flojera scrollear p’abajo en Google+.

Debe ser herencia de mi modo de consumir Twitter con Seesmic Web, que actualiza arriba y los mensajes cortos pueden aparecer de a 6 o 7 en cada columna, con lo que de un vistazo me cae una buena cantidad de contenido al coco.

La cosa es que acá me encuentro con una versión -ampliamente mejorada, dirán algunos- del “muro” de Facebook, donde no hay gran cosa que HACER, más allá de leer, masunear o compartir alguna pendejada. Exactamente como Facebook.

Me voy para abajo y me encuentro una serie de comentarios más o menos meditados de un montón de gente -que YO elegí seguir, lo tengo claro- más una serie de comentarios de absolutos desconocidos, por los cuales no estoy dispuesto a dar un rat’s ass, así sea para salvarles la vida.

Entonces viene la pregunta inevitable: estamos mejor acá? de verdad?

Al menos en Facebook aparecen los cumpleaños y uno cree que soltando una frase a las apuradas se cultiva una relación.

De mi rápido y desganado análisis obtengo 2 conclusiones: o G+ se empieza a parecer más a Facebook, con la sarta de estupideces que hacen de Facebook una porción tan chica de mi actividad online, o me siento a esperar la próxima iteración. Falta que alguien encuentre una forma nueva de vivir la red, como lo fue Twitter en su momento.

A principios del siglo 20, alguien relacionado a la fabricación de autos dijo “si hacemos caso a lo que la gente quiere, venderíamos caballos más rápidos”. De verdad lo MEJOR que hay para cambiar la manera como uno vive sus relaciones en, a través y gracias a internet es “Facebook, pero mejor”?

Poner gente en círculos y seleccionar con quién comparto algo, es un salto geométrico en la calidad de la experiencia? Que haya 700 millones de usuarios del “malo” Facebook no indica que a la gente no le importa, y si les importara, pocos serían capaces de entender la diferencia?

Empleo y mentoring: busco asistente de cuentas

Voy a hacer un experimento: voy a enseñarle todo lo -poco- que sé a un/a valiente que me va a ayudar a poner en orden mis negocios.

No se trata de un asistente personal, por eso lo de “asistente de cuentas”. La idea es que pueda ayudarme con algunos clientes, proyectos y actividades que tengo en marcha. También se podría ver como un puesto de producción: conseguir info, contactos, hacer que las cosas ocurran y reportar sobre cada punto.

Los proyectos tienen una mezcla de 60% marketing/comunicación y 40% tecnología, así que los intereses y el pedigree del comunicadorcillo de Indias que quiera aceptar el desafío deben coincidir más o menos con esos 2 mundos.

Va a tener contacto directo con algunos clientes, entonces es crucial que sepa expresarse bien por escrito. Las apariencias no importan, pero si no puedo ponerlo/a frente a un cliente en sus oficinas corporativas, perdemos ambos.

Más allá del email ocasional, tiene que ser capaz de redactar textos coherentes en propuestas, cotizaciones y reportes. También un poco de copywriting y/o edición cuando sea necesario.

Algo de olfato para los negocios se agradecerá, pero conseguir clientes y/o proyectos no será su responsabilidad. Lo que necesito es que sepa buscar soluciones y negociar términos favorables.

Creo que la oportunidad es buena: no es full-time, así que se puede combinar con los estudios (porque hay que trabajar durante la carrera, ¿right?), va a poder ver desde adentro cómo se arma una incubadora de negocios en línea, va a conocer a gente de marketing en empresas importantes, donde quizás consiga su siguiente trabajo y prometo que le voy a contar todo lo que sé del negocio, un par de mentiras que me hacen ver bien y algunas historias.

Hay un sueldo mensual ajustable según pedigree y un teléfono. No es necesario estar todos los días en la oficina, se puede trabajar remoto si eso no hace decaer la calidad del trabajo. Bring your own laptop, y si todo sale bien, yo compro la siguiente.

¿Habrá alguien allá afuera?

[UPDATE] Esto es importante.

Oferta de trabajo para PHP Web Developer

Busco un web developer PHP joven, de no más de 26-27 años y con 5 años de experiencia desarrollando websites en PHP. Envíenme CVs a mi correo, con la palabra clave en el título.

Tiene que conocer cómo funciona WordPress. No es necesario que sea experto, pero tampoco un ancla. Va a aprender muy rápido durante un proceso de desarrollo en el que va a participar.

Tiene que saber cuándo usar bases de datos relacionales y cuándo otros recursos, debe ser capaz de ajustar la configuración de un server para que sus programas funcionen mejor.

Tiene que conocer su oficio y sus herramientas, tiene que entender de HTML y JavaScript lo suficiente como para saber decirle a un diseñador qué tiene sentido y qué no, al momento de planear una interfaz.

El objetivo es hacerse cargo de sostener y ampliar la versión digital y los proyectos complementarios de un medio bastante conocido en México. Si esto crece como debería, su responsabilidad crecerá también (a esto se le suele llamar **clave**).

Deberá ofrecer ejemplos de trabajo previo, y un repositorio en github sería un punto importante a favor.

Lo están esperando: un sueldo respetable, un escritorio en una oficina cerca del Ángel de la Independencia en DF, días largos y algunas noches de insomnio. Ah, y una pila de spaghetti code que pronto será reemplazada por WP.

Si llegaste hasta acá, lee esto para buscar la clave. Si no llegaste, la palabra clave está en ese post.

Nadie aprende a nadar por correo

Saúl me escribió hace un tiempo, diciéndome que había decidido dejar todo e irse a otro país a estudiar una maestría en Marketing Digital, en parte por mi culpa. Mientras todavía me duraba la sorpresa por su declaración y el drástico cambio que estaba por emprender, le escribí estos consejos, a su pedido. Saúl no es su verdadero nombre. Esto dije:

Apenas llegues a tu destino, busca trabajo. No permitas que el estudio ocupe el 100% del tiempo. Aprenderás el doble en el trabajo que en la maestría, y aprovecharás el doble el contenido de la maestría si tienes una manera de contrastarlo con la realidad. Nadie aprende a nadar por correo.

Presta atención a tu entorno y aprende cuanto puedas del país donde vayas. Planea quedarte un par de años luego de finalizar el estudio para vivir la vida local sin filtro. Muchas veces se aprende más de uno mismo que de los libros. Cuando observes a tu país a través de los ojos de los medios “extranjeros” y a través de la distancia, encontrarás mucho espacio para el ridículo y la vergüenza ajena. Es normal, viajar cura el nacionalismo ciego. Aprende que hay un mundo allá afuera que no usa chile para lavarse los dientes.

Es probable (y esto viene a partir de mis sentimientos encontrados, porque DETESTO las maestrías in abstracto) que en algún punto descubras que lo que te cuentan en clase es una mamada y lo que te dice la calle es diametralmente opuesto. El 98% de las veces, la calle tiene razón. Follow the money. Pregúntate por qué las personas y empresas compran cosas que tu profesor califica como fútiles y/o nocivas, y verás lo full of shit que están los profesores de maestrías.

Ningún grado abre posibilidades sólo por alcanzarlo. Sólo tú puedes. Estudia y aprende, porque aprender es bueno. Pero trabaja y golpéate con el mundo real, porque tus próximos 40 años los pasarás trabajando, no tonteando en un aula. El mundo opera perfectamente sin nosotros, salvo que le hagamos notar su error.

Los cambios son buenos. Los grandes cambios pueden ser MUY buenos. Los errores son baratos, salvo que olvides usar un condón. No te creas infalible ni quieras serlo. Aunque ahora un año te parezca una eternidad, un día te encontrarás con 35 años escribiendo este mismo correo y todavía tendrás la sensación de que esto recién empieza.

Los emprendedores FLORECEN en el vacío *

Un emprendedor es un tipo capaz de generar valor donde antes no había nada.

No se necesita ningún ángel, ni VC para crear emprendedores, y la visión estrecha que equipara emprendedurismo con endeudarse vía inversores externos me disgusta porque también desinforma, quizás peor que los discursos de graduación del Tec.

Mientras que los VCs y demás fauna no viven sin emprendedores (lo aclara perfectamente Fabre cuando dice que esa gente que puso $400M tiene expectativas de colocarlos o no los hubiera puesto), puede haber emprendedores sin el ecosistema de capital.

Volvemos al inicio: lo que falta es actitud emprendedora. Hervor en la sangre y urgencia en los huevos para formar una empresa y cambiar al mundo, cuanto antes. No se trata de montar una miscelánea en un rincón de la colonia donde no había, se trata de capturar valor donde nadie miraba. Cobrarte por pasear tu perro. Eso no requiere de capital ni discusiones sobre la composición del board.

Huevos, no garages. Adultez. Si tenemos que respetar su derecho a votar para decidir el vaivén institucional del país, por qué en paralelo los tratamos como retardados, incapaces de terminar una carrera mientras se sostienen solos?

Todo esto empezó porque el sistema educativo universitario privado conspira para mantenerte en ese capullo protector hasta que termines tu maestría, sin sentir vergüenza por lanzar al mercado a inútiles ilustrados que jamás vieron el interior de una empresa ni por la ventana; y mientras tanto los padres “protegen” al retoño para que no tenga que trabajar: se le puede poner un rifle en las manos y mandarlo a la guerra, pero cuidadito con acercarse a una engrapadora, que le va a hacer mal.

Yo sé que a más de uno le encantaría vivir en Silicon Valley sin mudarse del DF, y quizás puedo admitir que no sería dañino que se genere un ecosistema más o menos parecido, a escala nuestra, de inversión de riesgo, pero -de verdad, de verdad, de verdad- no hace falta. Lo que sí hace falta es todo lo otro.

Particularmente huevos.

* Nota: este es un comentario que escribí en otro post, pero estos días estoy iniciando una incubadora de negocios y llevo mucho tiempo meditando sobre este y otros temas. Creo que tengo mucho material para los próximos días.

Los gringos ya pactaron

Estoy pensando en voz alta, desordenado e infundado como el que más.

Mientras leo sobre la marcha de ayer, convocada alrededor de Javier Sicilia, en Time dicen que -según algunos sectores- no sería descabellado que el gobierno nacional se acerque a los narcos más notables para bajar el nivel de violencia a través de treguas explícitas, reparto de plazas o, lisa y llanamente, haciendo la vista gorda.

Desde altares autogestionados y pedestales de cartón piedra, algunas voces se alzan airadas ante la sugerencia: es imposible que nuestro enaltecido gobierno pacte con los criminales (como si la cámara de diputados estuviera desierta), y diatribas por el estilo.

En cambio, del otro lado de la frontera (a juzgar por el tono de Time) esa idea no espanta a nadie.

Llevamos años aceptando como verdadero que el problema de México con el narcotráfico es achacable a la desventura de vivir junto al mercado más grande del mundo para estupefacientes y afines. Que la droga pasa por México y se distribuye en USA, o que los números de consumo local no son nada comparables con los precios y volúmenes que se ven del otro lado.

Pero si nos atenemos a la información proveniente de la maquinaria in(de)formativa de USA, ellos no tienen “un problema de drogas”, ni viven la violencia que se apropió del zeitgeist en México. Allá van ellos, quebrando su sistema bancario y solventando guerras idiotas sin ningún narco que les arruine el almuerzo.

Y entonces pregunto: ¿Habrán pactado ya? “Ustedes no chinguen mucho y nosotros nos dedicamos a otras cosas”. Si la propaganda hollywoodense que les compramos Pay Per View con fruición tiene un rastro de verdad, USA tiene los medios y el descaro para mandar un equipo de Navy Seals y descabezar cualquier organización que se les resista un poco, pero en el caso de las mafias, sean narcos o sicilianos, jamás lo han hecho. ¿Habrán firmado la paz a las puertas de uno de los tantos túneles que se ríen de los muros fronterizos?

¿Será que una sociedad drogada out of their heads soporta mejor las debacles financieras autoinfligidas y -desde la base de la pirámide- provee más soldados desesperanzados?

Biblioteca llena = cementerio

El domingo pasado estuve en un evento llamado “Más libros, mejor futuro” donde Barbie leyó algunos pasajes de libros de autoras locales ante una asombrosa cantidad de gente. Asombrosa si tomamos en cuenta el discurso recurrente sobre la lectura en vías de extinción.

Mientras pontificamos acerca de la indispensabilidad de la lectura para el avance de la Humanidad, la realidad dice que comprar un libro de $200 (unos USD15), está bastante abajo en las prioridades de una familia de 5 que vive con los hipotéticos $6,000 que les tocan según algunas luminarias gubernamentales.

Más allá de los útiles escolares, que cuestan y bastante, comprar un libro para entretenerse es infinitamente más caro que encender la TV.

Mientras tanto, en mi baticueva, filas y filas de libros que pueblan mi biblioteca juntan polvo y jamás van a ser abiertos por segunda vez.

Llevo un rato largo pensando en estas cuestiones, especialmente desde la aparición -con éxito en el mercado- de los lectores digitales como el Amazon Kindle.

Pienso que hay libros para guardar y hay libros descartables. Guardo las obras completas de Borges, inagotables; poesías y relatos que cambian según mi humor cuando las lea; biografías de inmortales con ojos que queman desde el sepia de sus fotos. Guardo libros que dicen quién soy o quién aspiro ser.

Hay otros libros que no resisten una segunda lectura, que al entregar el último punto perdieron todo de sí. Conozco libros que ni los autores creen propicio recordar; son sólo una salchicha más escupida por la planta empacadora de Gladwell & Co.

Sea cual sea el bando al que pertenezcan, todos comparten un potencial que mi biblioteca desperdicia: harían mucho bien ante los ojos ávidos de alguien, mucho más que juntando polvo en mi casa.

Tratamos a los libros con una deferencia innecesaria. Hacemos reverencias ante el totemlibro y no los separamos del conocimiento que representan y transmiten. En siglos pasados, una buena biblioteca era parte esencial del patrimonio familiar.

Tengo una propuesta: guardemos solo el 10%. Nos quedemos con los autografiados y algunos entrañables, algún regalo de alguien que viva en la misma casa y vaya a notar la ausencia. Regalemos el resto. Vaciemos las bibliotecas para que no se conviertan en cementerios de libros.

Yo voy a hacer eso. Sepa quien me quiera regalar un libro, que se lo está regalando a mucha gente.

*Autores: no se asusten, no voy a dejar de comprar, sólo voy a dejar de alojarlos indefinidamente en mi pared.

Para que el alma brille

Hay que andar despacio,
porque si no, el alma se cansa.
Si el alma se cansa, no brilla.
Si no brilla, no se puede ver desde arriba.
Y si no se ve desde arriba, Diosito no te puede cuidar.

–Sabiduría de una madre toba de Chaco, Argentina. Me lo contó “la Pili”, que es una genia, y está escuchando a Radaid.

Nueve

Hoy cumplí 9 años en México. Llegué en 2002, a visitar la sucursal de una empresa argentina de desarrollo web, por 3 meses.

En esos 3 meses recorrí la ciudad, conocí a todo un muestrario de fauna urbana, volé en parapente por muchos rincones del país y me enamoré de esta tierra de hospitalidad feroz y promesas que se cumplen a un ritmo que parece lento, pero engaña.

Unos 15 días antes de tomar mi vuelo de regreso, la maleta llena de sonrisas, me invitaron a seguir trabajando en la oficina local, cosa que acepté con gusto antes que terminaran la frase.

¿Qué mejor manera de convertirse en expatriado que con 3 meses de vacaciones en el paraíso disfrazadas de proyecto de cotizador de seguros de autos? Y lo que siguió fue simplemente espectacular.

Hoy México es mi casa, es la casa de mi esposa y aquí nacerá mi hij@. Llevo 9 años conociendo su historia y su gente, entendiendo sus tiempos y moldeando mi vida a sus ritmos. Nuestros ritmos.

Mi México. Suena bien, se siente perfecto.

Medicina que mata y salva

Devastador y energizante. Cómo te sentirías y qué mensaje dejarías si tuvieras 51 horas de vida por delante?

Lucidending perdió la batalla contra el cáncer (linfoma) y después de años sedado/a va a morir el próximo martes, despierto/a y por su propia decisión.

Mientras muchos de nosotros pensamos en “subir a una montaña rusa” y “atajarle un penal a Maradona” cuando nos enfrentamos a la hipótesis de morir en corto plazo, esta persona sólo tiene a su alcance suspender sus calmantes y contar con unas horas de lucidez antes de tomar la medicina que suspenderá sus funciones vitales.

Curiosa definición de medicina, nunca más apropiada.

Encontrarse a uno mismo

Encontré esta maravilla de poema de Derek Walcott gracias a una conferencia de Jon Kabat-Zinn. Me gustó su simpleza y profundidad, casi como una admonición: llegará el día en que debas mirarte a los ojos. Llegarás.

Love after love
The time will come
When, with elation,
You will greet yourself arriving
At your own door, in your own mirror,
And each will smile at the other’s welcome,

And say, sit here, Eat.
You will love again the stranger who was your self.
Give wine. Give bread. Give back your heart
To itself, to the stranger who has loved you

All your life, whom you ignored
For another, who knows you by heart.
Take down the love letters from the bookshelf,

The photographs, the desperate notes,
Peel your image from the mirror.
Sit. Feast on your life.

~ Derek Walcott ~