Perdidos en JFK o cómo Delta me ahorró una úlcera

Aterricé (bah, en general es el piloto el que se encarga de eso) en New York con Delta y 4 ó 5 controles de seguridad después, me encuentro buscando el vuelo de conexión en una pantalla que me lo mostraba, pero no decía dónde pescarlo.

No problemo, faltan 4 horas, a dar una vuelta, buscar wi-fi service y a comer algo.

Ooootra pasada por los monitores, Alitalia 258 existe, pero no sabemos dónde.

Como sospecharás, cometí un error de principiante: estaba en la terminal incorrecta.

Insultos (en inglés, para que ninguno de los 435645756784562345 latinos que trabajan en JFK entendieran) y algunos ataques de ansiedad después, nos encontramos frente a un mostrador de Delta preguntando: ¿no alcanza con 40 minutos para llegar a la terminal 4? a un tipo que miraba su reloj e insistía en negar con la cabeza.

Y apareció un ángel que llamó a la terminal 4. Y nadie respondió.

Probablemente fue nuestra cara de desconcierto y sincera autoflagelación, o quizás fue para no volver a verse envuelta en nuestro aliento “Gorilla natural”, pero nos encontró dos asientos en un vuelo que salía en 5 minutos de la puerta donde estábamos. Por Delta.

Llegué a Roma 5 minutos antes de lo previsto.

Gracias, Delta.

Se fue el Negro

Roberto Fontanarrosa me regaló muchas risas y me mostró muchos rincones desde donde el mundo se veía diferente.

Desde sus comics y sus cuentos (le debo la lectura de sus novelas), Fontanarrosa pintó un mundo de absurdos cotidianos.

Inodoro Pereyra, después de mucho tiempo tirado sin hacer nada, se alarma al ver un grupo de buitres volando sobre él.

– Mire Mendieta, cómo vuelan en círculos esos pajarracos.

– Y bueno, Inodoro, no querrá que vuelen en cuadrados -contesta el perro.

Nada más, nada menos. Ahora se fue a otro bar.

Chau, Negro, ponete cómodo y pedí un café.

Eso, eso, por qué la pausa?

Cualquiera que se fije podrá notar que no estuve escribiendo mucho estos últimos días.

Este último mes estuve bastante enredado en la vida misma, a saber:

  • Mis socios salieron de viaje en distintos momentos y la actividad en AREA6 se intensificó esos días: tenemos clientes nuevos y me voy a tomar venganza
  • Aprendí a importar definitivamente ciertos productos, de la peor manera: llamé al transportista y me dijeron “están detenidos en la Aduana”. Damn!, 4 días de idas y venidas con un agente aduanal y rezar.
  • Aprendí a importar temporalmente un vehículo, lo cual me tuvo bastante obsesionado desde hace meses y por fin se concretó. Más tarde fotos.
  • Estuve de parlanchín en eventos varios, como ya habrás leído.
  • Tuve oootro encuentro cercano con una dependencia de Gobierno, cuando me tocó terminar con un trámite de un sorteo ante la Secretaría de Gobernación. Aburrido y leeeeento, pero todo salió bien.
  • Por primera vez, después de decir mil veces “yo no sé nada de eso”, estuve de punta a punta en la organización de un evento para unas 500 personas. “Estar de punta a punta” no es hacerlo. Si salió espectacularmente bien es porque detrás hubo un equipo con una gran líder.
  • Encontré mil millones de lecturas nuevas, todas interesantes, todas terreno inexplorado.
  • Y mis últimos tres fines de semana estuvieron ocupados LEJOS de la red. Mucho sol, no wi-fi.

En eso anduve.

Descubriendo nuevos gustos

Corría el año 2004, creo que fue en julio. Gran presentación, toda la agencia (Grey) tratando de ganarse un nuevo cliente (Sony PlayStation). Éramos más o menos 40 personas en la sala, unas 10 o 12 presentaciones en PowerPoint seguidas y cerca del final, la mía.

“Hola, mi nombre es Andrés, y voy a contarles qué debería hacer PlayStation para aprovechar a fondo los medios digitales” -dije, y me congelé.

No porque no supiera qué decir, tenía ideas muy claras. La presentación estaba lista desde unos 5 ó 6 días atrás. Sea por la causa que sea, el pulso se me aceleró tanto que tuve que hacer una pausa para respirar. Una pausa que pareció durar dos o tres eras geológicas.

Por suerte (o porque fuimos buenísimos) ganamos la cuenta. Si no, todavía me estarían golpeando.

La cosa es que después de ese inicio poco auspicioso, le tomé el gustito a este asunto de hablarle a la gente de lo que sé (o creo saber).

Primero fue la convención Media Ecology, donde estuve en una charla muy distendida con Barbie, Eduardo Arcos, León Felipe Sánchez, Leo Lambertini, Rafael y Geraldina Jiménez. Después siguió Merca Teens, con León otra vez, Jorge Ringenbach, Raúl Ramírez y Arturo de Albornoz. Para terminar, por si todavía me quedaban ganas de hablar, el Intel Editors’ Day 2007, en Querétaro, donde Intel me invitó a hablar sobre nanomedios y videoblogs ante dos grupos de periodistas que tenían muy buenas preguntas para hacer.

Me encantó cada vez y lo haría 100 veces de nuevo.

Continue reading

Las mexicanas cuando bailan…

…sienten la súbita necesidad de señalar al cielo.

Ceden a la tentación en dos formatos, a saber:

  • Índice p’arriba: es la versión más típica, un brazo extendido hacia arriba, índice al cielo, el otro cruzado sobre el estómago.
  • Huevos: esta versión se logra con el mismo lenguaje corporal de la anterior, pero en este caso, el dedo pulgar de la mano elevada se cruza sobre índice y mayor -flexionados- de la misma mano, mientras que los restantes dedos exhiben variados grados de extensión creciente hacia el meñique.

Vengo de una fiesta que fue un horror, más tarde cuento más burradas.

Pie, boca; boca, pie

Juan Villoro es un poco tonto. No es machista, no es un incendiario, ni es un mesías. Es un atolondrado.

Escribió una columna en GQ -una revista que no se caracteriza por ser un baluarte de la alta literatura- donde afirmó que el mundo de las relaciones públicas está formado por fauna que se puede clasificar como “algo más que una edecán, algo menos que una ejecutiva“, y que “no he encontrado ninguna capacitada para resolver un problema. Su habilidad consiste en transmitirlos“, entre otras joyas.

Inmediatamente, hordas de profesionales de las relaciones públicas pusieron el gritito en el cielo. Cómo se le ocurre a este fulano que puede proferir semejantes improperios en una revista cuyo contenido es 80% press release!? Se preguntaban, desconcertados.

La gente de relaciones públicas comparte con abogados y publicistas el dudoso honor de no ser demasiado creíbles a primera vista. Su rutina diaria consiste en impulsar notas / sentencias / productos que probablemente no verían la luz sin un poco de ayuda.

Por eso -creo- ahí está el problema. No se trata de lo que dijo, sino de dónde lo dijo. GQ y muchas revistas similares, viven de un incesto permanente entre su contenido y sus anunciantes. Desde la cobertura de un desfile de modas, hasta las típicas páginas de “lo que se usa” con indicación de precio y dónde comprar, la separación entre editorial y comercial se borronea con tanto champagne.

Por lo menos ahora que Villoro tiene el pie en la boca, no podrá seguir mordiendo la mano que le da de comer.

Continue reading

Bye bye AdSense

A los robotsseñores de AdSense no les gusta mi website, dicen que incluyo demasiado material “adulto” en lo que publico, así que tengo que hacer “los ajustes necesarios” para seguir usando AdSense en este blog. OK, ajustado.

Me sirvió de reality-check, para pensar un poco qué hago acá. Este blog no es un medio -como una revista es un medio-, y en consecuencia, no debería tratarlo como tal. El objetivo de esto no es generar toneladas de tráfico para vivir de las monedas que que se generan por click, sino ser el fertilizante de tooooooodas esas cosas que ocurren indirectamente a partir de publicar un blog: conocer gente interesante, participar de una comunidad mundial, recibir invitaciones a eventos, organizar uno, encontrar clientes y -ocasionalmente- que una empresa quiera anunciarse en este blog.

Y esos anuncios que aparecen entre algunos posts? AdLeaf, un sistema que me cayó simpático. Se trata básicamente de traffic exchange: yo les presto el espacio, y a cambio ellos me mandan gente que probablemente se interese por lo que tengo que decir. Mucho mejor que unos pocos dólares por mes.

Bye bye, AdSense, fue interesante mientras duró.

Continue reading

Octava Convención Anual Media Ecology en México

El sábado próximo voy a participar en una mesa de conversación sobre Web 2.0 en la Convención Media Ecology. A partir de las 11:30 hs y con entrada libre, hay invitados mucho más interesantes que yo, y vale la pena darse un paseo para escucharlos.

Eduardo Arcos, el (ir)responsable de mi invitación, tiene todos los datos y puedes conseguir entradas para el main event gratis, mandando un email a promociones[arroba]hipertextual.com.

Continue reading

Procter & Gamble necesita buen hosting

Estoy investigando sobre ciertos productos, y la búsqueda me llevó al website de P&G, para encontrarme con esto:

P&G Mexico - Sitio suspendido

Puedo estar confundido, pero si hubieran cambiado el website de lugar, habría una nota o una redirección, así que “Sitio suspendido” me indica que se pelearon con su ISP.

Señores de Procter & Gamble México, se merecen un mejor trato: les ofrezco el hosting que necesiten, gratis, no strings attached.

Continue reading